¿Qué son los libros bilingües?

El mundo es cada vez más pequeño, cada vez más crecen las familias bilingües y con ello, la necesidad y el deseo de transmitir ambos idiomas a los niños.  Si bien hay varias estrategias para criar niños bilingües, una de las más populares es la estrategia OPOL (One Parent One Language) en la cual, cada padre habla al niño exclusivamente en un idioma específico.  Por ejemplo, una familia bilingüe donde el papá habla al niño solamente en inglés y la mamá solamente en español.

Los libros bilingües pueden ser un muy buen recurso para que los padres, maestros o cuidadores puedan transmitir los idiomas objetivos.  Pero ¿qué son los libros bilingües? Como su nombre lo indica, los libros bilingües son libros que tienen la misma historia en dos idiomas diferentes.  El texto generalmente está separado ya que el objetivo es que se lea sin mezclar.  De esta manera, por ejemplo, el cuidador que siempre habla en inglés, lee la historia en inglés y el cuidador que habla español, lee la historia en español.  Hoy en día existe una creciente demanda por libros bilingües en diferentes idiomas, y mientras yo me enfoco a escribir libros bilingües para niños en español e inglés, se pueden encontrar libros bilingües en muchísimas combinaciones.  De hecho, en mi biblioteca local, hay libros en inglés – griego, inglés – chino mandarín, inglés – italiano, entre otros, ya que son los libros que las diferentes comunidades internacionales que viven en mi ciudad suelen buscar.

Ya que te conté qué son los libros bilingües, también me toca contarte que NO son los libros bilingües.  Los libros bilingües NO son libros para aprender idiomas y gramática, NO son libros con lenguaje mezclado y NO son libros que están traducidos literalmente.

¿Cómo uso un libro bilingüe para niños?

Es muy importante estar consciente de que si tú eres el padre o cuidador que habla siempre en inglés, entonces tu rol será leer siempre el libro en su versión en inglés.  Así mismo, el cuidador que siempre habla en español, leerá el libro en español.  También es muy útil apoyarte en las ilustraciones, señala objetos y personajes, hazle preguntas a tu peque sobre qué va a pasar en la siguiente página.  Si bien los libros bilingües no son la píldora mágica para que tu peque hable otro idioma de la noche a la mañana, son una herramienta poderosa, junto con la conversación diaria, la música y sobretodo la paciencia, en tu objetivo de crianza bilingüe.

¿Qué te parece? Espero haberte animado a investigar qué libros bilingües pueden entretener a tu familia mientras les das el gran regalo que es hablar otro idioma.

¡Feliz lectura!

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Seis autores australianos para niños que a tu peque le encantará leer

El 26 de enero se celebra el Día de Australia, así que pensé que sería buena idea compartirte los 6 autores australianos que a todo niño le encantaría leer.  Si estás educando bilingüe y estás hablando en inglés a tu peque, son una excelente opción para leer juntos.  La mayoría de estos libros tienen ritmo y rimas que son aptos para una lectura en voz alta muy entretenida. Los links en esta entrada de blog dan a las versiones bilingües de estos libros si están disponibles, si no es así, el link da a la versión en inglés.

 

  1. Mem Fox.

Mem Fox seguramente es la autora infantil más icónica de Australia.  Ha escrito más de 40 libros para niños.  Su libro “Possum Magic”, el cual fue publicado en 1983, sigue vendiéndose y es un clásico que todo niño australiano lee.  Otro de sus libros, “Ten Little Fingers and Ten Little Toes” fue el regalo oficial de parte del gobierno de Australia al Príncipe George en el 2013.  Otros libros de Mem Fox que están en nuestra biblioteca de casa son: “Where Is the Green Sheep?” y “I’m Australian Too“.

 

  1. Nick Bland.

Nick Bland es un autor e ilustrador que vive en Darwin, Australia.  Es el creador de la serie de libros de “The Very Cranky Bear”, “The Very Itchy Bear”, “The Very Hungry Bear”, “The Very Brave Bear” y “The Very Noisy Bear” que le encantarán a tu toddler por su ritmo y su rima.  Vale la pena tener toda la colección para disfrutar las aventuras del oso enojón junto con tu peque en inglés y la puedes conseguir aquí.

  1. Jackie French.

Jackie French es una autora multifacética ya que no solamente ha escrito libros para niños pequeños, también escribe para adultos en diferentes géneros y es apasionada de la ecología y de los wombats.  Jackie French cree que todos los niños tienen derecho a aprender a leer, no solamente los libros que necesitan, sino libros que los entretengan y que abran su mente.  Su serie para niños más famosa es “Diary of a Wombat”.

 

  1. Aaron Blabey.

Aaron Blabey ha escrito más de 20 libros para niños y ha creado dos series súper exitosas: “Pig the Pug” y “The Bad Guys”, ésta última para niños de 7 años en adelante. Reconocerás sus ilustraciones por los ojos grandes de sus personajes.  En casa nos gusta mucho “Thelma the Unicorn” con eso de que los unicornios están de moda. 🙂

 

  1. Hazel Edwards.

Hazel Edwards escribió “There’s a Hippopotamus on Our Roof Eating Cake” en 1980.  Desde entonces este libro se reimprime cada año y se ha convertido en un clásico en la literatura infantil australiana.  Tanto así que este libro ha inspirado una serie de seis libros más con este simpático hipopótamo y hasta una obra de teatro.  Hazel Edwards también escribe para adolescentes y adultos.  Aquí te dejo el video de Hazel Edwards leyendo en voz alta este magnífico libro.

 

  1. Rachel Flynn.

Cuando viviamos en Canberra, la biblioteca nos quedaba a 5 minutos manejando.  Un día, entre los libros que sacamos, trajimos un libro que se llama “Gus Dog Goes to Work”.  A mi hija le encantó ese libro y lo leímos una y otra vez.  Es un libro muy australiano sobre un perro ovejero que busca a su dueño por todo el pueblo cuando no ve su camioneta.  Cual va siendo mi sorpresa que en el curso que tomé hace un par de meses sobre escribir libros para niños, ¡Rachel Flynn estaba dando el curso!  Rachel también tiene una serie de libros súper bonitos: “My Mummy and Me”, “My Daddy And Me”, “My Sister And Me” y “My Grandpa and Me”.

 

Espero que te haya gustado esta lista y que hayas encontrado algún libro (o más) que quieras leer con tu peque muy pronto.

 

*Este sitio contiene links afiliados.  Esto quiere decir que yo recibo una pequeña comisión si compras alguno de estos libros.  Esto no tiene ningún costo adicional para ti.

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

10 razones por las cuales los libros bilingües son geniales

Últimamente ha habido un incremento en la cantidad y disponibilidad de libros bilingües, sobre todo para aquellas familias que hablan dos o más idiomas.  Pero ¿qué es un libro bilingüe?  Un libro bilingüe, presenta el texto en dos idiomas en la misma página.   Muchos de ellos son libros para niños puesto que el texto es corto y se puede incluir fácilmente en la misma página.  Hay libros con excelente calidad en sus traducciones que son leídos por chicos y grandes por igual.

Así pues, te presento 10 razones por las cuales los libros bilingües son geniales:

  1. Los peques aprenden sin darse cuenta.

Cuando a un niño o niña se le lee el mismo libro en diferentes idiomas, ellos van absorbiendo cada uno de estos idiomas de forma natural.  Los peques se divierten con la misma historia ya sea con mamá o papá y van aprendiendo vocabulario poco a poco.

  1. Nos acercan a otras culturas.

Cuando leemos un libro bilingüe conocemos sobre otras culturas a través de la historia y de las ilustraciones.  Aprendemos cómo viven los demás en otros lugares, qué celebran, qué comen y un sinfín de otros aspectos que nos enriquecen.

  1. Aprendemos palabras en otros idiomas.

Si tú como mamá, papá o cuidador, estás leyendo un libro bilingüe, será casi imposible que no te de curiosidad por saber cómo se dice una palabra en el otro idioma cuando la estás leyendo.  Aunque no lo aprendas totalmente, seguro tendrás nociones aquí y allá del otro idioma.  El otro día accidentalmente saqué un libro en italiano e inglés, ahora ya sé que “nabo” en italiano se dice rapa. 🙂

  1. Podemos conectar con otras personas que hayan leído el libro, aunque no hablen nuestro mismo idioma.

Claro que podrás platicar sobre “La Oruga Muy Hambrienta” con alguien que se ha leído The Very Hungry Caterpillar mil veces también con su propio peque.  Seguramente ambos se darán cuenta que se lo aprendieron de memoria.  Y si quieres la versión bilingüe de este clásico, lo puedes encontrar haciendo click en la imagen abajo.

  1. No son traducciones completamente literales.

Un libro bilingüe no siempre es una traducción exacta, sobretodo en dichos o en algunas expresiones culturales.  Generalmente, las buenas traducciones toman en cuenta estos factores y no solamente la palabra en sí.  Después de todo no dirías “a shrimp that falls asleep is taken by the current” (Camarón que se duerme se lo lleva la corriente).   Yo siempre lo traduzco como “you snooze, you lose.”  Esta parte siempre se me hace divertida.

  1. Son grandes herramientas para crear ciudadanos multiculturales.

Es genial poderle transmitir a alguien desde pequeñito, que existen otros lugares, cercanos o lejanos, en donde se vive diferente.  Aprender esto cuando estamos creciendo, nos ayuda a ser mejores ciudadanos del mundo.

  1. Unen a las familias.

Existe un gran valor para un niño el leer la misma historia en diferentes idiomas.  Sin embargo, es genial cuando otros miembros de la familia la disfrutan independientemente de si está en su idioma nativo o no.  Es lindo ver a una tía o abuelita que no habla inglés leer la misma historia en español o viceversa.

  1. Crean comunidad.

Sobre todo, si estos libros son parte de una biblioteca local en donde haya muchos niños que hablan el mismo idioma minoritario.  Conforme van creciendo, los niños leen las mismas historias y pueden crear lazos a través de ellas.

  1. Son dos en uno.

Cuando adquieres o sacas de la biblioteca un libro bilingüe, es como sacar dos libros al mismo tiempo.  No solo porque está en dos idiomas, sino porque quien lo lee al peque, tendrá su propio estilo para contar la historia.  ¡Mi esposo y yo, tenemos un estilo muy diferente para leer los cuentos!

  1. Son especiales.

Tus peques pronto sabrán identificar cuáles son los libros que están en el idioma mayoritario o minoritario y por supuesto, sabrán identificar cuáles son los libros que pueden leer todos en la casa.

 

Por eso me encanta escribir libros bilingües.  ¿Qué te parecieron las razones? Si me faltó alguna, no dudes en dejarme tu comentario y así las vamos agregando. 🙂

¡Feliz lectura!

 

*Nota: Este post puede incluir links afiliados.  Esto quiere decir que gano una pequeña comisión si alguien compra alguno de estos libros.  Los libros mencionados en el post son ejemplos, pero también son libros que he leído y disfrutado :).

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Tips para que tu peque aprenda las letras del abecedario

If you want to read this post in English, click here.

Aprender las letras del abecedario e identificar cómo suenan las letras, son los primeros pasos para empezar a leer.  Si quieres ayudarle a tus peques a aprender las letras, aquí te dejo 7 tips para aprenderlo.  Es muy importante tomar en cuenta que los toddlers no pueden estar sentados mucho rato y que la actividad debe de mantenerlos entretenidos.  La idea es que aprendan mientras juegan.

  1. La canción del abecedario.

Ya sea con la clásica melodía de siempre o una versión más nueva, cántenla juntos muchas veces.  La idea es que la repetición les ayude a recordar las letras.

  1. Deletrea su nombre.

Aprender a deletrear su propio nombre les encantará a tu peque.  Puedes empezar poco a poco enseñándoles la primera letra de su nombre en diferentes libros o letreros.  Puedes escribir su nombre mientras dibujan juntos diciendo cada letra en voz alta.  Muy pronto lo escucharás decir “!J de Juan!”.  Puedes hacer lo mismo con otras palabras: “M de mamá”, “P de papá”, o alguna palabra relacionada con un tema de su interés, como los dinosaurios o los animales.

  1. Conecta los puntos.

Esta es una variante del tip anterior.  Pueden formar las palabras con puntos para que tu peque los una.

  1. Colorear la letras y un dibujo que empieza con esa letra.

Esta es una actividad calmada que pueden hacer juntos.  Te recomiendo empezar con pocas letras a la vez, entre dos y cuatro, dependiendo de cuánto tiempo pueda retener su atención.  Yo creé este alfabeto de animales en inglés y español, y lo puedes bajar aquí.  Alternativamente, también puedes buscar otros abecedarios en internet dependiendo de lis intereses de tu pequeño.

  1. Veo, veo, ¿qué ves?

Esto es el equivalente en inglés de jugar I spy.  Puedes hacerlo como canción o solamente hablándolo.  Este juego es ideal cuando hay que esperar en un lugar o cuando van en carretera.

Un jugador ve algo, por ejemplo, la nube que empieza con “N”.  El jugador comienza diciendo “Veo, veo…” hasta que alguien más adivine qué es lo que empieza con esa letra.   Para ver cómo va la melodía puedes ver este link en YouTube.

También, aquí te incluyo las versiones en inglés y español para que las puedan jugar:

Veo, veo, ¿qué ves?

Una cosita

¿Y qué cosita es?

Empieza con la “N”

I spy

With my Little eye

Something that

begins with the letter “N”

  1. Busca letras en letreros.

Cuando andes por la calle, puedes hacer hincapié en las letras de un letrero grande.  Por ejemplo, “F de Fátima”.

  1. Leer… y mucho!

La lectura siempre será una de las mejores bases para aprender las letras del alfabeto y sus sonidos, sobretodo cuando tus niños solitos muestran interés por las letras.  Hay un sinfín de libros con el alfabeto ya sea en español o en inglés de diferentes temas, tipos de ilustraciones, algunos tienen rimas, otros texturas interesantes.  En fin, hay para todos gustos.

Si buscas libros del alfabeto solo en español, esta lista tiene muy buenas opciones.

Si buscas libros del alfabeto solo en inglés, esta lista también está genial.

Estos por supuesto, en adición a “Zoológico Bilingüe” 🙂

Espero que estos tips te hayan inspirado a jugar con las letras y ayudarle a tu peque a aprenderlas de manera divertida.

Si quieres compartir un tip que no haya incluido aquí, no dudes en escribirlo en los comentarios.

¡Feliz lectura!

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Cómo sacarle jugo a los libros del abecedario de tus niños

A veces nuestros niños nos piden leer el mismo libro una y otra vez, tanto que hasta nos los sabemos de memoria.  En el caso de los libros de alfabeto, no tienes solamente que leer de la A a la Z en orden y de corrido.  Aquí te pongo algunos tips para que tu viaje por las letras sea más entretenido.

  1. Enfócate en la ilustración y en el sonido de la letra.

Pregúntale a tu peque qué es, para qué sirve, de qué color es.  Cuando te diga la palabra enfatiza el sonido de esa letra.

Si es un armadillo, puedes decir “AAAAArmadillo”.  Si es un dinosaurio puedes decir “DDDDDinosaurio” y así sucesivamente.  La idea es que asocie ese fonema con la letra que está viendo.

 

  1. Equivócate.

Esto funciona muy bien para niños de más de 3 años.  Puedes fingir equivocarte ya sea en la letra o en la ilustración.  Si tu niño ya se sabe esa letra, le va a dar muchísimo gusto corregirte.  Si no se da cuenta o no te corrige, tal vez todavía le falta un poquito para aprenderla, corrígete tú solo e inténtalo en otra ocasión.

  1. Describe las ilustraciones.

Puedes hablar de algo que te llame la atención de la ilustración, ya sea los colores, las formas o las expresiones de los personajes.  No olvides también ser expresivo en tu tono de voz.  Por ejemplo, “¡pobre pececito! ¡se lo va a comer el cocodrilo!”

  1. Nombra palabras diferentes con la misma letra.

No hay por qué limitarse solo a la palabra que está dibujada.  Pregúntale a tu peque qué otras palabras empiezan con esta letra.

  1. Pídele a tu hijo que use su dedo para escribir sobre la letra.

Puedes empezar haciéndolo tú y luego ellos te pueden copiar.  Esto es genial si las letras en el libro tienen texturas o están torqueladas, o si hay letras escondidas dentro de las ilustraciones.

 

Estos son mis tips para sacarle jugo a tus libros del alfabeto.  Si tienes tips diferentes a los que incluí, no dudes en compartirlos en los comentarios.

¡Feliz lectura!

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

¿Qué pasó con la “CH“ y la “LL“?

Puedes leer la versión en inglés aquí.

Sé que te lo estás preguntando ¿Qué pasó con la “CH“ y la “LL“?

Llegó un momento en el que me estaba preguntando si tenía que dibujar una chita y una llama.  No me acordaba si la CH y la LL eran parte del abecedario.  Tengo recuerdos vagos de repetir A, B, C, CH, D… pero a final de cuentas, ¿qué no la CH es la combinación de la C y la H juntas, y la LL es simplemente la L repetida?

Resulta que la Real Academia Española excluyó la CH y la LL del abecedario en 1994.  Toda la explicación está en este link.  Ya te imaginarás que yo aprendí el alfabeto mucho antes. 🙂

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

¿Por qué un libro del abecedario?

If you want to read this blog post in English, click here.

Cuando mi hija cumplió 2 años, le regalaron un libro del abecedario súper bonito.  El libro es pequeño para manos pequeñas, tiene las letras troqueladas y colores muy vivos.  Yo siempre había  estado traduciendo mientras leía libros en inglés, pero no es lo mismo traducir un cuento ayudado de las imágenes que traducir una palabra sola.  Era muy difícil decir que la “G” es de garden en inglés, pero en español se dice jardín que se escribe con “J”.

alphabet-book

Busqué libros con el alfabeto en inglés y en español, pero ninguno me llamó la atención como para comprarlo.  Tenía que buscar mejor.  Así que decidí mientras tanto, hacer unas páginas para colorear con el alfabeto y relacionando animales en inglés y en español.  Y después se me ocurrió, “¿por qué no hacer un libro con estos animalitos?  Tal vez, muchas familias bilingües tendrán este mismo problema”.

alphabet-book-g

Fue así cuando convertí mis páginas de colorear en un libro.  Justo antes de enviar el archivo para imprimir, y con la ayuda de mis buenas amigas, me di cuenta de que al libro le faltaba “algo”.  Me di cuenta de que si este libro le iba a gustar a los niños, tenía que ser más divertido y no tener el animal ahí sin hacer nada.  ¡Qué chiste! Entonces, mejor decidí escribir el tercer libro de Millie y dejar el libro del alfabeto por la paz.

Pero un día, escucho a mi hija decir “P for daddy”, en lugar de “P de papá”, “P for dog” en lugar de “P de perro” y casi me da el patatús.  Si bien, yo sé que esto es ayudado porque viviendo en Australia, su idioma más fuerte es el inglés, eso fue suficiente para darme otra vez el gusanito de terminar este abecedario para niños bilingües.  Así que ¡a volver a empezar con todas las ilustraciones! Todos los días después de terminar el trabajo, de cenar y poner a nuestra hija a dormir, le dedicaba una hora a arreglar los dibujos.  Gracias a Dios, mi esposo y yo somos muy buen equipo. 🙂

zoologicobilinguehardback

Debo decir que ahora estoy contenta con el resultado.  Espero que sea un libro que le guste mucho a tus peques y que disfruten leyéndolo juntos.

¡Hasta pronto!

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Tu biblioteca local

Este mes fuimos a la biblioteca y como siempre sacamos entre 10 y 20 libros infantiles para mi hija.  Generalmente, de 20 libros que sacamos terminamos leyendo 4 ó 5 todos los días.

No sé por qué, pero de repente recordé que aunque en mi casa crecí rodeada de libros, la verdad es que ir a la biblioteca no era algo que hiciéramos para entretenernos una tarde de fin de semana.  No sé si es por crecer en los 90’s y eso no se usaba o simplemente en México no lo acostumbramos.

Me acuerdo también que en mi colegio teníamos una biblioteca.  El piso era el típico piso de mármol (¿tal vez?) como con piedritas grises.  Había también mesas de metal y sillas de metal con asientos cafés.  Todos los libros eran custodiados por la Virgen María y para sacar un libro había que llevarlo a una ventanilla donde la monjita bibliotecaria te sellaba el libro.  Todo es un recuerdo vago, lo que si recuerdo es que aunque estaba ahí la biblioteca, no la visitábamos muy seguido.  Después en la prepa y en la universidad, la biblioteca era un lugar menos serio, pero la mayoría de los libros eran de texto y más bien pasaba tiempo ahí para hacer tareas.

Aquí en Australia, veo que mi hija puede disfrutar una biblioteca mucho más amigable.  Podemos ir a escuchar lecturas de cuentos en voz alta o ir a la hora de canto para bebés.  En las bibliotecas que me han tocado conocer por este lado del mundo, hay una zona para niños, donde sí hay que hablar en voz bajita, pero no se siente la tensión de romper el silencio.  También hay sillitas de colores vivos y los libros para los más pequeños están al alcance de los niños.

Una muestra de algunos de los libros bilingues disponibles en mi biblioteca local

Hay bibliotecas que tienen cursos para la comunidad como tejer, computación y grupos de conversación para practicar inglés o tu idioma natal, o clubes de lectura.  En México, aunque las bibliotecas no son tan de fácil acceso, un gran porcentaje de municipios tiene una.  Si quieres darte un tiempo el próximo fin de semana, una simple búsqueda en Google te ayudará encontrar las opciones más cercanas a tu casa y podrás confirmar si tienen algún programa para niños.

Así que te invito a ir a tu biblioteca local el próximo fin de semana y que saques un montón de libros con tus peques.  Si te animaste a ir, cuéntame ¿cómo te fue? ¿qué libros están leyendo?

Hasta luego y ¡feliz lectura!

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Reading aloud: Millie goes to space

I just wanted to share the read aloud of my first book ‘Millie goes to space’.  I hope you and your kids enjoy it!

Erika

Facebooktwittergoogle_pluspinterest